La cebolla es una de las hortalizas más usadas en nuestra cocina, pero cortarla provoca lágrimas y picor en los ojos. ¿Como evitarlo?

Vamos a ver algunos consejos:

  1. Conviene lavar las cebollas incluso antes de quitarles la piel para evitar las primeras irritaciones y lágrimas.
  2. Es mejor utilizar un cuchillo de cocinero, de grandes dimensiones y muy afilado que penetra fácilmente en las capas. No se debe usar un cuchillo con sierra.
  3. Mojar el cuchillo y la cebolla antes de cortar.
  4. La tabla de cortar debe ser de resina. Esto ayuda a evitar que las sustancias que nos causan la irritación lleguen a nuestros ojos.
  5. Al cortar la cebolla, se comienza por hacer un corte en la parte del tallo y otro en la base. A continuación se corta la cebolla, sin pelar, en dos, longitudalmente. Este corte nos ayuda a poder quitar la piel y la primera capa con facilidad.
TE GUSTARÁ TAMBIÉN:  La sal, más versátil y beneficiosa que pensabas

A partir de allí se puede cortar la cebolla según preferencia, en juliana o en dados, siempre con el cuchillo muy afilado.