La tortilla es muy versátil y tiene muchas ventajas, una de ellas es la rapidez con la que se prepara. Se baten los huevos, se le añaden los ingredientes, se fríe y ¡listo!

Aún así, el éxito de una buena tortilla dependerá, entre otras cosas, de la calidad de los ingredientes y de una buena sartén donde los alimentos no se peguen, También, de la cantidad del aceite que se utilice y de la experiencia “como no no” del cocinero. A la tortilla se le pueden añadir innumerables ingredientes, patatas, setas, verduras, carnes o incluso pescado.

Así, que podemos dejar volar nuestra imaginación añadiendo todo tipo de rellenos y guarniciones que creamos apropiados.

Las tortillas pueden servirse de varias maneras, planas, enrolladas o dobladas. Son perfectas como entrantes, como plato principal, para una cena ligera o como un delicioso tentempié.

Tortillas planas

Una tortilla plana se prepara mezclando ingredientes adicionales con el huevo batido antes de freírla. El tiempo de cocción es más largo y hay que dar la vuelta a la tortilla a mitad de la cocción. En esta categoría se encuentra por ejemplo la tradicional tortilla de patatas. Estas tortillas pueden servirse tanto calientes como frías.

Tortillas rellenas

Para preparar una tortilla rellena freímos la tortilla por un lado en la sartén, la cubrimos con los ingredientes deseados y luego la doblamos. Esta tortilla se sirve caliente directamente de la sartén. Es un recurso rápido y muy apreciado.

Cómo hacer la tortilla perfecta

Si sueles preparar tortillas con frecuencia, hazte con una una buena sartén de teflón con un fondo grueso. No uses una sartén demasiado grande; 15-20 cm es suficiente para tortillas de dos o tres huevos. Primero pones un poco de aceite en la sartén al fuego. Cuando viertas el huevo batido inclina y gira la sartén para que se distribuya uniformemente. La intención es que la tortilla quede dorada por la parte de fuera, pero aún un poco blanda y jugosa por dentro.

Receta básica de tortilla para 1 persona

Batir 2 huevos sin que queden espumosos. Agrega sal y pimienta recién molida al gusto. Calentar 2 cucharadas de aceite de oliva en una sartén antiadherente. Verter la mezcla de huevo en la sartén y ponerla a fuego alto. Enrollar  la tortilla con una espátula de madera: siempre deslizando la mezcla de huevo solidificado desde el borde hacia el centro, inclinando la sartén para dejar que la masa de huevo líquido corra hacia la parte libre de la sartén. La tortilla estará hecha cuando el huevo se haya solidificado pero sin tostarlo demasiado. Una vez hecha deslizarla en un plato precalentado y servir de inmediato.

Para aprender un poco la técnica de la receta básica y como mover el huevo, puedes mirarte este vídeo:

TE GUSTARÁ TAMBIÉN:  Tortillas de maíz. Sin gluten

7 tortillas irresistibles y fáciles de hacer

Tortilla italiana a los cuatro quesos

Este delicioso plato tradicional italiano oficialmente se llama frittata y es la hermana gemela de nuestra tortilla. 

Tortilla española de patatas

Vamos a enseñarte exactamente cómo hacer la verdadera tortilla de patatas española y si sigues bien las instrucciones te garantizamos que tendrás un resultado de primera clase.

Tortilla de flores de calabacín y cebolla

Las flores de calabacín aportan un poco de estética a esta tortilla muy original.

Tortilla de tomate y albahaca

La mezcla de tomate y albahaca convierte esta tortilla en un manjar con un toque italiano.

Tortilla de grelos – una rica especialidad gallega

En esta ocasión nos ha dado por la cocina gallega y hemos preparado esta deliciosa tortilla de grelos.

Tortilla a la florentina

La combinación del puré de patata con el huevo y el queso de cabra hacen de esta delicia una auténtica aventura para nuestro paladar.