Este ajoblanco es originario de Extremadura y no lleva almendra. Lo preparamos majando los ajos en un mortero y juntándolos con miga de pan, yema de huevo, vinagre y aceite. Este plato es increíblemente refrescante para el verano.

Y para que veas que en Extremadura se tapea bien, te invitamos a ver este vídeo:

PARA 4 PERSONAS

DIFICULTAD: BAJA

TIEMPO: 20 MINUTOS

Ajoblanco refrescante

Receta de Extremadura
Plato Sopa
Cocina Española
Referencia ajoblanco, extremeño

Ingredientes

  • 500 g de miga de pan
  • 2 rebanadas de pan duro
  • 2 dientes de ajo
  • 1 yema de huevo muy fresco
  • 200 ml de aceite de oliva
  • 200 ml de leche
  • 2 cucharadas de vinagre
  • 2 tomates
  • 1/2 l de agua
  • sal

Elaboración paso a paso

  • Pelar los dientes de ajo y majarlos en un mortero junto con un pellizco de sal.
  • Cuando estén bien majados, echarlos en un cuenco grande y reservar.
  • En el mortero, majar muy bien la miga de pan con la yema de huevo y agregarlo al cuenco con el ajo. Mezclar bien.
  • Incorporar entonces el vinagre, una cucharada de agua, un poquito de aceite y remover bien hasta que esté todo integrado.
  • Añadir el aceite de oliva de poco a poco y sin dejar de remover hasta que quede bien ligado.
  • Pelar los tomates, picarlos en dados y reservar.
  • Añadir la leche y el agua removiendo constantemente hasta que el ajoblanco adquiera su característico color blanquecino.
  • Comprobar el punto de sazón y añadir más vinagre y más sal si fuera necesario.
  • Servir el ajoblanco acompañado del pan duro cortado en dados pequeños y los dados de tomates.