Ingredientes

para 1 ración

  • 200 ml de agua
  • 4 cucharadas de leche de quinoa en polvo
  • 1 cucharada de germen de trigo
  • 1 cucharada de miel
  • 1 plátano maduro

Preparación

Calentar un poco el agua hasta que esté tibia y añadir la leche de quinoa en polvo. Pelar el plátano y cortarlo en rodajas. Introducir en la batidora el agua con la quinoa y las rodajas de plátano. Agregar la miel y el germen de trigo y triturar bien todos los ingredientes.

Interesante:

La quinoa es una semilla procedente de Sudamérica que cultivaban los incas hace unos 5.000 años. Es un grano ligero muy versátil que puede usarse de muchas formas en la cocina (sopas y entrantes, bebidas, postres, pan y galletas) y cuyo volumen aumenta de tres a cuatro veces durante su cocción. Es fácil de digerir y posee un alto contenido en proteínas (superior al del maíz o el del trigo, por ejemplo) con un adecuado equilibrio de aminoácidos esenciales, similar a la leche, según la propia Organización Mundial de la Salud. Así pues, puede proveer de proteínas completas a las dietas vegetarianas. También tiene una gran cantidad de lisina, sustancia muy útil para el desarrollo del cerebro humano, además de almidón y ácido linoleico.