Esta crema de espárragos blancos es una receta fácil y “light”. Un recurso perfecto para preparar un delicioso primer plato.

Los espárragos blancos se cultivan de una forma especial, ya que crecen bajo tierra y no llegan a ver la luz. Si los tallos se elevarían sobre el suelo, cambiarían a verde o morado. Para conseguir espárragos blancos, el suelo alrededor de la planta se eleva aproximadamente medio metro. Así el brote no recibe la luz del sol y se cosecha antes de que pueda llegar a la superficie. Los campos de espárragos a menudo se cubren con plástico negro. Esto tiene un doble propósito: calentar el suelo para que la planta crezca más rápido y rinda más, y evitar que las cabezas se decoloren.

Espárragos de Navarra

El espárrago de Navarra, acogido a la Denominación Específica desde 1986 y a la Indicación Geográfica Protegida desde 2003, es blanco y de textura suave, equilibrado en su sabor, sin dejar amargor en el paladar, merced al clima de la zona, que goza de noches frías, y a la muy buena calidad de las aguas. Se trata del espárrago más conocido y prestigioso del mundo, tan codiciado en el mercado y que, sin embargo, ha visto mermado su consumo en los últimos años. No os dejéis engañar por otros traídos de fuera y pedir siempre ¡espárragos de Navarra!

TE GUSTARÁ TAMBIÉN:  Gazpacho de cerezas

Receta para 4 personas

Dificultad: baja

Tiempo: 45 minutos

Ingredientes:

  • 500 g de espárragos blancos
  • 2 puerros
  • 2 zanahorias
  • 50 g de arroz
  • 3 cucharadas de nata líquida
  • 2 yemas de huevo
  • 1 taza de leche
  • 3 tazas de caldo de verduras
  • 40 g de mantequilla
  • Sal

Preparación

  1. Lavar y cortar en trozos los espárragos, desechando la parte dura y reservando las puntas; raspar y cortar en rodajas las zanahorias; pelar y cortar el puerro. Reservar.
  2. Verter el caldo en una olla y agregar los espárragos, el puerro, la zanahoria y la mantequilla. Poner al fuego y cocinar durante 20 minutos.
  3. Pasado este tiempo, añadir el arroz y la leche. Continuar la cocción 20 minutos más.
  4. Mientras, cocer en un cazo con agua y sal las puntas de los espárragos. Reservar.
  5. Una vez cocidas las verduras, pasarlas por el pasapurés. Volver a poner el puré en la olla y cocinar a fuego lento.
  6. A continuación, batir las yemas con la nata e incorporarlas a la crema, poco a poco y sin parar de remover.
  7. Retirar inmediatamente del fuego para evitar que se cuaje el huevo y continuar removiendo hasta que espese la crema.
  8. Servir bien caliente

Otra receta con espárragos blancos.