La mejor base para las croquetas de butifarra, ¡bueno, para todas las croquetas! es la bechamel. Las croquetas te las puedes hacer de cualquier cosa, de pollo, de ternera, de cocido… o como la que os dejo en esta ocasión de “butifarra”. Pruébala y ya me contarás.

  • Para 4 personas
  • Dificultad: media
  • Tiempo: 1 hora (más el tiempo de reposo)

Ingredientes:

  • 100 g de ceps (boletus edulis)
  • 1 butifarra
  • 2 cucharadas de maicena
  • 500 ml de leche
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 huevo
  • pan rallado sin gluten
  • aceite de oliva virgen extra
  • aceite de oliva para freír
  • nuez moscada
  • pimienta
  • sal

Preparación de la receta:

  1. Para preparar las croquetas de butifarra, calentar la leche en un cazo. Lavar y trocear los ceps. Pelar y picar la cebolla. En una sartén con un buen chorro de aceite de oliva virgen extra, pochar la cebolla y cuando esté transparente incorporar los ceps. Saltera todo hasta que las setas hayan soltado el agua y esta se haya evaporado.
  2. A continuación, quitarle la tripa a la butifarra y agregarla al sofrito de ceps. Proseguir con la cocción, removiendo a menudo y aplastando la carne de la butifarra hasta que esta esté hecha pero jugosa.
  3. En este momento incorporar la maicena y remover bien hasta que quede integrada. Agregar entonces la leche poco a poco hasta conseguir una preparación sin grumos y muy espesa. Dejar enfriar y guardar en el frigorífico durante 12 horas.
  4. Pasado el tiempo, calentar abundante aceite de oliva para freír en una sartén honda o, mejor, en una freidora. Retirar la masa del frigorífico y elaborar las croquetas; pasarlas por el huevo batido y luego por el pan rallado y freírlas en el aceite muy caliente hasta que estén doradas.
  5. Dejar sobre papel absorbente para suelten el exceso de aceite y servir tibias.