A principios de los años sesenta el profesor Keys habló por primera vez de los riesgos cardiovasculares por influencia de una alimentación incorrecta. Los beneficios que acarrea el modelo alimentario mediterráneo hoy ya se extienden a la prevención de ciertos tipos de cáncer, la diabetes o algunas patologías degenerativas, como el alzhéimer.

Todas las verduras de hoja verde, los espárragos y las remolachas se consideran ricas en ácido fólico y vitamina B. Las calabazas, las coles de Bruselas y los pimientos son ricos en ácido ascórbico y vitamina C. Puerros, espinacas, apios, tomates, zanahorias, coles rizadas y pimientos rojos poseen carotenoides y sus principios activos son el alfa caroteno, beta caroteno, luteína y licopeno, y también son ricos en isoflavonas. Las verduras y hortalizas ejercen funciones antioxidantes y neutralizan los radicales libres, mejoran la hipertensión y estimulan el sistema inmunológico.

TE GUSTARÁ TAMBIÉN:  El arroz. Un super alimento

PARA 4 PERSONAS

DIFICULTAD: MEDIA

TIEMPO: 35 MINUTOS

Ingredientes:

  • 350 g de patatas
  • 100 g de zanahorias
  • 100 g de guisantes
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • 1 cucharada de aceite
  • 3 cucharadas de mayonesa
  • sal

Preparación:

  1. Pelar las patatas.
  2. Lavar los pimientos, partirlos por la mitad y retirar las semillas. Cortarlos a tiritas.
  3. Cocer con agua los guisantes, las zanahorias y las patatas.
  4. Mientras, calentar el aceite en una sartén y freír los pimientos.
  5. Una vez esté todo cocido, cortar las zanahorias y las patatas en dados pequeños.
  6. Mezclarlo todo con los guisantes en una ensaladera, salar y cubrir con una capa de mayonesa.
  7. Adornar con las tiritas de pimiento y servir.