El mojo picón es una salsa canaria, que ha sido protagonista incluso de canciones, es deliciosamente picante e ideal para acompañar carnes, aves, gofio amasado o las típicas “papas arrugadas”.

Existen muchos tipos de mojos (salsas) canarias: los más famosos son el mojo picón (picante) y el de cilantro. La cocina canaria es famosa por el uso de especias exóticas, no sólo porque éstas resultan ideales para disfrutar en el clima subtropical de las islas, sino por otro importante factor: la situación estratégica de las Islas Canarias en las rutas comerciales de ultramar, que trajeron a las islas los mejores ingredientes de Europa, África y América.

Existen diversas recetas de mojo picón, y lo ideal es preguntar a un canario cuál es su preferida; pero si esto no es posible, se puede utilizar la siguiente receta, que dará un resultado auténtico.

Para acompañar el mojo picón se recomienda, a ser posible, la “papa negra” canaria. Es un tipo de patata pequeña y deliciosa, de piel muy oscura, carne anaranjada rojiza y sabor especialmente delicado.

Truco: opcionalmente, hay personas que añaden a este mojo pimentón, lo cual le confiere un toque delicioso aunque un poquito amargo. Si se desea, además se puede agregar tomate (previamente escaldado dos minutos en agua hirviendo, para pelarlo y triturarlo con más facilidad).

Si se desea darle un toque especial, se pueden añadir almendras trituradas, aunque esto se realiza con menos frecuencia.

Y no olvides nuestra receta de papas arrugadas para acompañar.

Receta de mojo picón, la deliciosa salsa canaria

Plato salsas
Cocina Española
Referencia canarias, mojo, picon, salsa

Ingredientes

  • 250 ml. de aceite
  • 45 ml. de vinagre
  • 2 dientes de ajo
  • 2 guindillas
  • 1 pimiento morrón asado
  • 3 gr. media cucharadita de cominos
  • 10 gr. de pimentón opcional
  • 100 gr. de tomate entero al natural opcional
  • 20 gr. de almendras opcional
  • Sal

Elaboración paso a paso

  • Precalentar el horno a temperatura media. Poner el pimiento sobre una parrilla, y hornearlo hasta que la piel y el rabito se separen con facilidad (unos 20 ó 30 minutos, dándole la vuelta a mitad de la cocción). Eliminar el rabito, las semillas y la piel del pimiento. Cortar en tiras la carne del pimiento y reservarla.
  • Aprovechar el horneado para asar también las patatas al mismo tiempo que el pimiento. Cuando el pimiento esté listo, comprobar si las patatas están hechas; de no ser así, dejarlas en el horno un poco más, hasta que estén arrugaditas y tiernas.
  • Protegerse las manos con guantes, eliminar el rabito de las guindillas y trocearlas. Pelar el ajo, picarlo y mezclarlo con la sal, el comino, las guindillas y las tiras de pimiento. Añadir poco a poco el aceite mientras se va trabajando bien la mezcla con el mortero o, si se prefiere, con batidora eléctrica. Condimentar con vinagre y sal al gusto.
  • Servir las patatas asadas, bien calientes, en una fuente. Acompañar con una salsera de mojo picón, para que cada comensal se sirva al gusto.
TE GUSTARÁ TAMBIÉN:  Migas con chorizo y longaniza