Los piñones son unos frutos secos muy ricos en aminoácidos esenciales para el crecimiento y el desarrollo del organismo. Asimismo, tienen una gran concentración de ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados, indispensables para los niños, que suelen ser más sensibles a su carencia.  Además, este postre, al no llevar harina es apto para celíacos.

RECETA

  • Para 4 personas
  • Dificultad: fácil
  • Tiempo: 20 minutos (más el tiempo de refrigeración)

Ingredientes

  • 100 g de piñones
  • 150 g de fresas
  • 500 g de yogur natural
  • 4 láminas de gelatina
  • 300 ml de nata líquida
  • 50 ml de leche
  • 1 vaina de vainilla
  • 4 cucharadas de azúcar glas
  • 80 g de azúcar

Preparación:

  1. Hidratar la gelatina en un cuenco con agua fría durante 10 minutos. Cortar la vaina de vainilla longitudinalmente y extraer las semillas con la punta de un cuchillo afilado.
  2. Calentar la nata en un cazo junto con el azúcar y la vainilla y cocer a fuego suave durante 5 minutos sin parar de remover.
  3. Pasado el tiempo, retirar el cazo del fuego e incorporar el yogur y
  4. los piñones. Reservar.
  5. Poner a calentar la leche en un cazo. Agregar la gelatina hidratada y escurrida, remover hasta que se disuelva, apartar del fuego y dejar enfriar. Una vez fría, añadir a la mezcla anterior y remover bien hasta que los ingredientes se integren.
  6. Verter en un molde rectangular y reservar a temperatura ambiente durante 1 hora para que se enfríe. Pasado este tiempo, guardar en la nevera durante 3 horas para que la mezcla cuaje.
  7. Pasado este tiempo, desmoldar y cortar en porciones cuadradas.
  8. Lavar las fresas y quitar los pedúnculos. Reservar 2 para la decoración y colocar el resto en el vaso de la batidora. Añadir el azúcar glas y triturar durante unos segundos. Repartir la fresa triturada en 4 platos.
  9. Disponer en cada plato un pastelito y decorar con piñones y un cuarto de fresas.
TE GUSTARÁ TAMBIÉN:  Empanada extremeña - Receta