Los pestiños son una delicia andaluza con una tradición muy antigua, quizá tengan su origen en el reino Andalusí. Suele consumirse en Semana Santa y Navidad.

Este delicioso dulce se hace a base de masa frita hecha con harina, aceite y vino, se aromatiza con matalahúva, sésamo y canela y una vez fritos se bañan en miel.

La primera constancia escrita que se tiene de esta receta de pestiños es del siglo XVI pero como he dicho, probablemente sea de mucho antes.

Una referencia a los pestiños nos llega desde el libro “La lozana Andaluza” de Francisco Delicado que fue escrito en 1528. Después hubo otras referencias como en “El Sainete anónimo”  o en “El sombrero de tres picos” por nombrar algunos.

¡Una verdadera delicia no te lo puedes perder!

NOTA: Mucha gente prefiere sustituir la miel por azúcar, así que eres libre de sustituir la miel si te gusta más.

Otro dulce que puedes probar es la leche frita

Producción: Proforma Visual Communication

Asesoramiento y estilismo: Angela García

Pestiños caseros

Con matalahúva, sésamo, canela y miel
Plato Repostería
Cocina Española
Referencia dulce, pestiños, tradicional

Ingredientes

  • 125 ml de aceite de oliva
  • la cáscara de media naranja
  • 1 cucharadita de sésamo
  • 1 cucharadita de matalahúva
  • 300 g harina de fuerza
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1 pizca de sal
  • 125 ml de vino amontillado
  • abundante aceite de oliva para freír

Para la decoración:

  • 50 g de azúcar
  • 1 cucharada de canela en polvo
  • 125 g de mil
  • 25 ml de agua
  • el zumo de medio limón

Elaboración paso a paso

  • Calentar en una sartén los 125 ml de aceite y freír la cáscara de naranja durante unos minutos, después, retirar del fuego, añadir el sésamo y la matalahúva y dejar que se temple. Colar y reservar ambos por separado.
  • Mezclar en un cuenco la harina, la canela y la sal. Agregar el aceite reservado y el vino. Amasar durante unos minutos.
  • En un mortero, majar el sésamo y la matalahúva reservada y añadir a la masa.
  • Cuando todos los ingredientes estén bien integrados, amasar durante 15 minutos. Hacer una bola con la masa, colocarla en un cuenco, taparla con un paño limpio y dejarla reposar durante una hora.
  • Pasado este tiempo, poner una sartén al fuego con abundante aceite de oliva.
  • Mientras, formar los pestiños. Hacer bolitas con la masa, pasar un rodillo sobre ellas y estirar bien hasta dejarlas muy finas y de forma rectangular, enroscarlos sobre sí y freírlo en el aceite caliente.
  • Poner el agua en una cacerola, añadir el azúcar  y la miel, dejar que reduzca un poco. Bañar los pestiños en esta mezcla, ponerlos sobre una rejilla para que escurran y dejar enfriar durante unas 2 horas antes de servir.