El kebab (también conocido como shawarma) es de sobras conocido y no hay ciudad donde no encontramos un establecimiento con las famosas carnes giratorias. El kebab se puede servir en plato, en forma de wrap (podemos usar las tortillas mexicanas) o en un pan pita.

Hoy hacemos kebab en casa y vamos a disfrutar de este delicioso sabor de las especias orientales. Y no olvides de acompañarlo de una salsa picante o de la típica salsa de yogur.

Tradicionalmente, el kebab se hace de cordero, pero si lo haces tú mismo lo puedes hacer con tiras de pollo, que mantienen su suave textura y su jugosidad. Sazonamos el pollo con las especias, lo dejamos marinar un poco y después, directamente a la sartén. Es un plato rápido y fácil de hacer, ideal para el fin de semana, para una comida o una cena rápida.

Puedes calentar el pan de pita al horno y añadir todo tipo de ingredientes. Podemos meter lechuga, repollo, tomate, y pepino o cualquier cosa que te inventas.

Esta mezcla de especias te puede servir también para pinchos morunos a la barbacoa. ¡Más sabrosa todavía!

Aquí tienes la mezcla, pensada para 500 g de carne.

  • 1/2 cucharaditas de comino
  • 1 cucharadita de cilantro molido
  • 1 cucharadita de perejil seco
  • ½ cucharadita de cúrcuma
  • ½ cucharadita de jengibre en polvo
  • ½ cucharadita de cebolla en polvo
  • ½ cucharadita de ajo en polvo
  • ½ cucharadita de pimienta negra
  • ½ cucharadita de mostaza en polvo
  • ¼ cucharadita de pimienta de cayena
  • ¼ cucharadita de nuez moscada molida
  • ½ cucharada de pimentón
  • ¼ cucharadita de clavo molido
  • ½ cucharadita de canela