En La Mancha las Rutas Caminos del Vino está integrada por las localidades de Alcázar de San Juan, El Toboso, Campo de Criptana, Pedro Muñoz, San Clemente, Socuéllamos, Tomelloso y Villarrobledo. Esta nos ofrece, además de sus buenos y reconocidos vinos, un gran patrimonio natural y cultural. En Alcazar de San Juan se encuentra el complejo lagunar formado por las lagunas del Camino de Villafranca, las Yeguas y la Veguilla.

Bodegas Castiblanque

Bodegas Castiblanque

En Campo de Criptana podemos visitar la bodega Castiblanque, construida en el siglo xix y rehabilitada. En la visita guiada nos mostrarán los últimos avances tecnológicos y nos explicarán los procesos de elaboración de sus vinos, que degustaremos en la sala de catas. Posee 120 hectáreas de viñedo en el que cultivan diferentes variedades de uva: Garnacha, Tempranillo, Syrah, Cabernet Sauvignon y Petit Verdot, para la elaboración de tintos; y Airén, Macabeo, Chardonnay y Moscatel grano menudo para los blancos.

Pedro Muñoz, en la provincia de Ciudad Real, es el siguiente pueblo en la ruta. En él son característicos los «bombos», pequeñas casillas de labor de forma abovedada construidas por los campesinos solo con piedras y que decoran sus campos de viñedos. También ofrece visitas guiadas a sus principales bodegas: Ugena, Bernal García-Chicote, Sat Colomán, San Isidro y María Luisa Rodríguez Huertas. En todas podremos degustar sus vinos y ampliar nuestros conocimientos sobre la vid y su historia en estas tierras.

La mejor fecha para conocer Socuéllamos es del 1 al 8 de septiembre, días durante los que se celebra la Feria del Vino de La Mancha. En esta, las bodegas de la zona ofrecen a todo el que llega sus vinos, además de deliciosos platos típicos manchegos. Es un importante evento para los amantes y profesionales del vino. Las bodegas que se pueden visitar son: Bodegas Crisve, Bodegas Loreto, Bodegas Lahoz y Finca Los Nevados.

Tomelloso

Tomelloso

Llegamos a Tomelloso, una ciudad fundada en 1530 y situada en el centro de La Mancha. En esta localidad, la Fiesta de la Vendimia en Honor a la Santísima Virgen de las Viñas (del 24 al 30 de agosto) es el mejor acontecimiento del año. Podremos disfrutar de la pisada de la uva para obtener el primer mosto, del Festival Internacional de Folklore y del Certamen Literario, de reconocido prestigio. En esta localidad hay lugares de obligada visita: el Museo del Carro y Aperos de labranza, en donde podremos conocer cómo vivían los antiguos campesinos de la zona y cómo desarrollaban su trabajo; las cuevas típicas con tinajas de barro que utilizaban en otra época como bodegas; las chimeneas de antiguas alcoholeras; el lagar de la cooperativa y, por último, el Instituto de la vid y el vino de Castilla-La Mancha. Todo nos dará una idea de lo que ha sido y es el cultivo de la vid y la producción y almacenamiento de vino en la zona.

TE GUSTARÁ TAMBIÉN:  El café ¿Por qué no servirlo diferente?

El último de los pueblos que forman esta ruta del vino es Villarrobledo (Albacete). Actualmente es el municipio con mayor producción de uva y vino del mundo. La actividad vitivinícola le vine de antiguo. Ya en los siglos xvi y xvii sus campos se dedicaban principalmente al cultivo de la vid. En la actualidad tiene más de 30.000 hectáreas dedicadas a la vid, una cifra que habla por sí sola.

Como vemos, Castilla es tierra de vino desde muy antiguo y de ello dan testimonio su historia, su cultura y por supuesto sus bodegas, que vienen produciendo unos vinos excelentes desde hace siglos.