La sopa fría de pepino es un plato refrescante para el verano. Pero ¿a que no sabías que es un potente hidratante para la piel? pues si, lo es, gracias a la cantidad de vitaminas B y C  que contiene. Pero también es medicinal por sus principios activos. En otro post os dejaré todo lo relativo a este maravilloso vegetal que es el pepino.

Los pepinos son un ingrediente inesperado de la sopa

Para 4 personas

Dificultad: baja

Tiempo: 20 minutos (más el tiempo de refrigeración)

Ingredientes:

  • 3 ½ pepinos medianos
  • 250 ml de yogur natural
  • 200 ml de nata agria
  • 200 ml de leche
  • 2 cucharaditas de mostaza de Dijon
  • 1 cucharadita de vinagre balsámico
  • el zumo de ½ lima
  • una pizca de azúcar
  • una ramita de eneldo
  • pimienta negra molida
  • sal
  •  

Preparación:

  1. Pelar los pepinos, cortar tres de ellos en rodajas y reservar el medio restante. Poner las rodajas de pepino en el vaso de la batidora y batirlos bien.
  2. Añadir la nata, la leche y el yogur al vaso. Salpimentar y aderezar con el vinagre, la mostaza, el zumo de lima y el azúcar. Batir de nuevo.
  3. Pasar la sopa a una sopera.
  4. Cortar el medio pepino restante en daditos y echarlos a la sopera. Decorar con la ramita de eneldo.
  5. Dejar enfriar en la nevera antes de servir.
TE GUSTARÁ TAMBIÉN:  Crema de champiñones