Este delicioso plato tradicional italiano oficialmente se llama frittata y es la hermana gemela de nuestra tortilla. Hemos escogido una versión en la que los protagonistas son los quesos, cuatro en total. Las frittatas más tradicionales se elaboran con un sofrito de verduras que luego se cuajan con huevo, tanto al fuego como al horno. Es un plato ideal para aprovechar cualquier tipo de sobras en las que puede intervenir por supuesto alguna carne.
Los quesos que hemos usado en esta receta pueden sustituirse perfectamente por otros si no dispone de los de la receta.

Para 4 personas

Dificultad: baja

Tiempo: 40 minutos

Ingredientes:

  • 8 huevos
  • 180 ml de leche
  • 200 g de ricotta
  • 100 g de cheddar
  • 100 g de gruyere
  • 100 g de parmesano
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • ½ manojo de perejil
  • aceite de oliva virgen extra
  • pimienta
  • sal

Preparación:

  1. Precalentar el horno y el grill a 190 ˚C.
  2. Batir los huevos en un cuenco junto con la leche y sazonar con sal y pimienta al gusto. Lavar y picar el perejil y agregarlo. Mezclar hasta que todos los ingredientes queden completamente integrados.
  3. Preparar los quesos: picar groseramente el cheddar, la ricotta y el gruyere, y rallar el parmesano.
  4. Incorporar al cuenco de los huevos el cheddar, la ricotta y el gruyere; reservar el parmesano. Mezclar y rectificar la sazón.
  5. Poner al fuego una sartén refractaria y cuando esté caliente, echar la mantequilla. Cuando se derrita, echar la preparación y bajar el fuego. Cuajar la tortilla durante unos 3-4 minutos, hasta que el comience a separarse de las paredes de la sartén.
  6. En este momento, retirar la sartén del fuego y espolvorear el parmesano por la superficie. Introducir la sartén en el horno y gratinar durante unos 15 minutos hasta que la superficie de la fritatta quede bien dorada.
  7. Servir de inmediato en la misma sartén.