Hace mas de un siglo que se está discutiendo sobre el origen de la vichyssoise. Según se cuenta, Luis Diat, cocinero francés que dirigía las cocinas del  hotel Ritz-Carlton de Nueva York, inventó esta receta en la segunda guerra mundial, o por lo menos así lo hizo saber en el diario The New Yorker en 1950. Pero no solo este, hay otros chefs que se atribuyen el invento de esta receta. Fuera quien fuera el inventor, lo cierto es que la vichyssoise es una sopa deliciosa para el verano.

Como una fotografía, o incluso mejor, un plato tiene la poderosa virtud de transportarnos a otros lugares sin movernos de casa. Los ingredientes, el aroma, el sabor nos cuentan mucho sobre la geografía, las gentes, las culturas de quienes lo concibieron. Por eso la gastronomía es también una estupenda forma de viajar. En esta sección nos proponemos dar la vuelta al mundo a través de 80 platos de todo el mundo. Valen todo tipo de recetas, primeros, entrantes y postres, emblemáticas de un país o bastante desconocidas más allá de sus fronteras. A través de la historia de este plato.

¿Francés, español o americano?

Aunque esta crema de puerros y crema de leche forma parte de la gastronomía francesa, su origen no está del todo claro, y también los españoles y estadounidenses reclaman su paternidad.
La versión más extendida atribuye su origen a Louis Diat, un cocinero francés que se instaló en Nueva York a comienzos del siglo XX para trabajar en el Ritz. Era la época anterior al aire acondicionado, y en verano el joven chef tenía que ingeniárselas para buscar nuevas recetas con las que sorprender a la elegante y prestigiosa clientela, y sobre todo refrescarles.

Recuerdos de infancia

Diat se acordó de una sopa de patata y puerros que su madre le preparaba durante su infancia en Montmarault, y que él y su hermano enfriaban añadiéndole un poco de leche.
Sus recuerdos y experiencias se transformaron en 1917 en una sopa que bautizó con el nombre de Crème Vichyssoise Glacée, en homenaje a la cocina de la región de esta ciudad próxima a su población natal.
Durante la II Guerra Mundial, con el régimen colaborador del estado nazi de Vichy, algunos chefs más patrióticos trataron de cambiar el nombre del plato, pero sin éxito.

TE GUSTARÁ TAMBIÉN:  Papillote de estofado de ternera y patata

¿Y si fuera español?

Los españoles también nos atribuimos el plato. Según una teoría, la receta fue inventada por un chef vasco, un tal Corcuera, que trabajaba para el embajador español en el gobierno de Vichy. El cocinero era un amante de la porrusalda, un plato similar pero elaborado también con bacalao. Para hacerlo más refinado a los invitados de la embajada, decidió eliminar el bacalao y lo enriqueció con nata. La historia cuenta que durante la II Guerra Mundial emigró a Estados Unidos y comenzó a trabajar en el Ritz de Nueva York.

Sea como sea, la vichyssoise es hoy una crema deliciosa, fácil y rápida de preparar, y una idea estupenda para el verano.

SI quieres hacer esta sopa en formato vegetariano, solo tienes que sustituir el caldo de pollo por caldo de verduras y el jamón por unos champiñones fritos u otras verduras de tu gusto.

Receta de Vichysoisse

Plato Sopa
Cocina Francesa
Referencia sopa, vichysoisse

Ingredientes

  • la parte blanca de 5 puerros
  • 2 patatas medianas
  • 1 cebolla
  • 30 g de mantequilla
  • 150 ml de nata líquida
  • 50 ml de aceite de oliva
  • 1 l de caldo de pollo
  • 100 g de jamón ibérico
  • ramitas de cebollino
  • pimienta
  • sal

Elaboración paso a paso

  • Verter el caldo de pollo en una olla y calentar a fuego medio.
  • Lavar y picar en trozos pequeños los puerros y la cebolla.
  • Verter el aceite en una cazuela, agregar la mantequilla y ponerla al fuego. Cuando el aceite esté caliente y la mantequilla derretida, agregar los puerros y la cebolla picados y pocharlos durante 5 minutos.
  • Mientras, pelar y cortar las patatas en dados pequeños.
  • Cuando los puerros estén pochados, añadirlos a la olla del caldo junto con las patatas cortadas. Salpimentar al gusto y dejar cocer durante 30 minutos.
  • Retirar la olla del fuego y triturar todo hasta conseguir una crema fina. Incorporar la nata y volver a batir.
  • Guardar en la nevera hasta que la crema esté fría.
  • Servir fría y decorada con un poco de jamón y dos ramitas de cebollino.